jueves, 21 de enero de 2016

Duncan Dhu - En Algún Lugar (letra en español)

Si hay una clase de persona que admiramos en este blog es la de las que no abandonan la esperanza, las que creen en el futuro y luchan por él, las que buscan la luz de una oportunidad hasta en la noche más oscura. Esos seres humanos son los que de verdad hacen avanzar el Mundo y que nos vindican frente a sus némesis que son los derrotistas, es@s amagad@s que han perdido la ilusión y que tan sólo salen de su abulia para poner zancadillas a los que todavía abren los ojos por la mañana con el ánimo de que ese día sea mejor que los anteriores. Y para homenajearlos traemos una canción que nos habla de lo que sería nuestra existencia sin ell@s.

Pi me “abronca” por la cantidad de artistas que no han tenido su entrada y aquí al menos tachamos uno de la lista con Duncan Dhu, uno de los grupos españoles más importantes de los ochenta y noventa. Esta banda donostierra se crea en 1984 al juntarse dos miembros de Los Dalton (el bajista y compositor Diego Vasallo y el baterista Juan Ramón Viles) y el cantante y guitarrista de Los Aristogatos Mikel Erentxun, con la idea de mezclar el pop rock con elementos estéticos rockabilly y letras influenciadas por el folk británico. Su primer disco lo componen, Por Tierras Escocesas, un año más tarde y tiene buena acogida, por lo que en 1986 sacan el segundo, Canciones. En él estarán cuatro de sus grandes canciones Cien Gaviotas, No Puedo Evitar (Pensar En Ti), Jardín De Rosas, y Esos Ojos Negros que les harán enormemente populares y grupo del año. Un año después aumentarán su importancia en las listas con El Grito Del Tiempo que llega al medio millón de discos en España y les abre las puertas a giras por los otros países de habla hispana con sus sencillos Una Calle De París y esta En Algún Lugar. En 1989 dan un giro a su carrera tras la salida del baterista con su disco doble Autobiografía, su sonido se hace cada vez más pop y Diego Vasallo empieza a tener más presencia como vocalista en las canciones como en la magnífica Rosa Gris. Tras dos años en los que afrontan proyectos personales, en 1991 editan Supernova más orientado a la música bailable y las letras desenfadadas lo cual les consiguió buenas ventas pero críticas de los fans. Tras su apoteósico concierto en la Expo, con más de 120.000 personas, se toman un descanso del que salen en 1994 con su personalísimo disco Piedras. En 1996 realizan el disco en directo Teatro Victoria Eugenia que contiene versiones acústicas de sus éxitos y que es toda una maravilla. Y en 2001 sorprenden a todo el mundo con el disco de despedida Crepúsculo que con su tono acústico enamoró a todos sus seguidores. Ambos han seguido colaborando en los trabajos que han realizado en solitario y participado juntos en conciertos, por lo que a nadie sorprendió cuando en 2013 anunciaron que sacaban un nuevo disco llamado El Duelo.

La letra nos habla de un lugar muerto en vida, donde las ilusiones han desaparecido de las personas que son carcasas vacías de sentimientos, donde quien entra ya no puede salir. Por eso quien tiene un poco de sangre en las venas huye jurando que no volverá.




La música empieza con un ritmo de percusión y unas notas de guitarra secundadas por unos teclados y el bajo que dan paso a la voz aguda y juvenil del vocalista que interpreta perfectamente la letra.

© Mikel Erentxun, Diego Vasallo y Grabaciones Accidentales.

Letra Original:
En algún lugar de un gran país
olvidaron construir
un hogar donde no queme el sol
y al nacer no haya que morir…
Y en las sombras
mueren genios sin saber
de su magia
concedida, sin pedirlo
mucho tiempo antes de nacer.

No hay camino que
llegue hasta aquí
y luego pretenda salir.
Con el fuego de
el atardecer arde la hierba

En algún lugar de un gran país
olvidaron construir
un hogar donde no queme el sol
y al nacer no haya que morir…
Un silbido cruza el pueblo
y se ve, un jinete
que se marcha con el viento
mientras grita
que no va a volver

Y la tierra aquí
es de otro color
el polvo no te deja ver.
Los hombres ya no
saben si lo son
pero lo quieren creer.
Las madres que ya
no saben llorar
ven a sus hijos partir
La tristeza aquí
no tiene lugar
cuando lo triste es vivir
nananananananananana
nananananananananana
nananananananananana
nananananananananana
nananananananananana.


No hay comentarios:

Publicar un comentario