lunes, 16 de febrero de 2015

Joaquín Sabina - Oiga Doctor (letra en español)

El libro Jinetes En La Tormenta de Diego A. Manrique hoy nos trae a uno de los cantautores más importantes en español de todos los tiempos, uno que demuestra que sin apenas ser capar de entonar nota alguna es posible triunfar si tus letras son excepcionales y te rodeas de grandes músicos. Como una vez me dijo Pi, “es muy triste que sus imitadores canten mejor que Joaquín Sabina” (al que ya ha tenido presencia en el blog en esta, esta, esta y esta entradas), pero eso no impide que sea uno de los ídolos de nuestra ama y señora, ya que es uno de los bardos más importantes que ha dado nuestra piel de toro.

Nace Úbeda dentro de una familia del Régimen (su padre era comisario de policía) y empieza a componer en el instituto donde forma un grupo que hacía versiones de rock clásico. Marcha a Granada a estudiar Filosofía y Letras donde entra en contacto con células del PCE, tras lanzar un cóctel molotov a un banco en 1970, se exilia primero en Paris y después en Londres. Regresa con la Amnistía en 1977, y poco a poco sus letras dejan a un lado su contenido político pasando a tratar temáticas más cercanas a los sentimientos y hablando de lo que les sucedía al resto de sus conciudadanos. Entra en contacto con Fernando García Tola que le dará la oportunidad de salir en la televisión convirtiéndose en una figura muy apreciada por el público. Aprovecha la situación y edita un directo, Joaquín Sabina y Viceversa en directo, con las mejores canciones de su trayectoria logrando un espectacular éxito de ventas. Hotel, Dulce Hotel (donde está incluida esta Oiga Doctor ) y El Hombre Del Traje Gris le consolidan como uno de los artistas de referencia y le permite colaborar tanto como letrista como cantante con las principales figuras de la música española. Sus giras en solitario o en compañía son de las más exitosas en nuestro país y en toda Iberoamérica, y a pesar de los numerosos achuchones que su mala vida le prodiga, creo que tiene cuerda para rato.

Esta letra es una de las típicas muestras de ingenio del autor donde se ríe de sí mismo y de su éxito, en la que nos describe como el estar en la cima del mundo le ha alejado de todo lo que le hacía especial y de todos los placeres que le eran tan gratos. Ahora descubre que se está alienando como un nuevo rico, siendo feliz y apreciando las ventajas de la buena vida, pero por el camino ha perdido desde la inspiración hasta la erección.



La música es la de un rock clásico con la guitarra dando caña desde el principio, siendo secundada por un bajo poderoso y una batería potente, que son apoyados por unos teclados electrónicos y un saxo (que se ocupa del interludio musical) que serán el fondo de la voz (que todavía no había perdido del todo) del solista

Página oficial

© Joaquín Sabina y BMG.

Letra Original:
Oiga, doctor,
devuélvame mi depresión,
¿no ve que los amigos se apartan de mí?
dicen que no se puede consentir
esa sonrisa idiota;

Oiga, doctor,
que no escribo una nota
desde que soy feliz.

Oiga, doctor,
devuélvame mi rebeldía,
ahora que a la carta ceno cada día
y viajo con American Express
algunas de las cosas,
oiga, doctor,
que imaginaba odiosas...
¿sabe que están muy bien?

Oiga, doctor,
esta vez le falló la acupuntura,
¿acaso no le pago las facturas?
déjeme como estaba, por favor,
oiga, doctor,
a ver si tengo cura,
solo quiero ser yo
y ahora parezco mi caricatura.

Oiga, doctor,
devuélvame mi fracaso,
¿no ve que yo cantaba a la marginación?
devuélvame mi odio y mi pasión,
doctor, hágame caso,
quiero volver
a ser aquel payaso
con alas en los pies.

Oiga, doctor,
devuélvame mi excitación,
llevo ya cinco meses sin una erección,
incluso en un gimnasio me inscribí
pero no me curaron,
oiga, doctor,
cada miembro me hincharon
menos el viril.

Oiga, doctor,
esta vez le falló la acupuntura,
¿acaso no le pago las facturas?
déjeme como estaba, por favor.

Oiga, doctor,
que ya no se me empina,
desde que me mandó
tener cuidado con la nicotina.
Nada de disimulos,
la cumbre se me está
clavando por momentos en el culo. 
Oiga, doctor



No hay comentarios:

Publicar un comentario