lunes, 6 de enero de 2014

Joaquín Sabina - Una De Romanos (letra en español)

Está visto que mi suerte con las mujeres en este blog es placer masoquista, lo primero porque todas son de las que rompen cuellos a su paso y con más seso en su cabeza que sexo en la mollera de una clase de adolescentes; y lo segundo porque me castigan con sus canciones más que Montoro con los impuestos. Así Raquel, nuestra recién llegada, me pide una de Joaquín Sabina y las otras la hacen la ola, y yo, al que se ve que ni Papá Noel ni los Reyes Magos le han traído capacidad de resistir alguna, me pongo manos a la obra y le ofrezco esta canción a nuestra compatriota palentina como muestra de aprecio a ella y como súplica al resto para que no me cantautorizen… por lo menos en una semana, sob, sob.

El cantante, compositor y poeta ha tenido hueco en esta bitácora en esta y en esta entrada, donde comentamos sus inicios en Úbeda y cómo su filiación de izquierdas le obligaron a exiliarse a Londres por miedo a la represión franquista (el que le avisa es su propio padre que es comisario de policía). A su vuelta sus letras no se orientan a la canción con contenido político, sino a temas cotidianos y de los requiebros del corazón. Con su segundo disco Malas Compañías y su presencia en la televisión de mano de Fernando García Tola, se va haciendo un hueco en el panorama musical convirtiéndose en superventas con Joaquín Sabina y Viceversa en directo. Este éxito se consolida con Hotel, Dulce Hotel y El Hombre Del Traje Gris, en el que se encuentra la canción de esta entrada. Desde entonces es una de las principales figuras de la música española con letras frescas y de gran calidad, una banda de primer nivel y a pesar de que su no-voz cada vez está más cascada y rota (como me dijo una de sus seguidoras “ojalá contrate a un imitador para que cante por él”).

La letra nos habla de cómo el amor tiene que hacer de cualquier lugar trinchera, parques, bares, vestíbulos, probadores, rincones, ascensores, y cómo no cines. Y es en ese espacio de impunidad, gracias a la oscuridad, donde muchos descubrimos que la mejor historia no se cuenta en la pantalla, si no en los ojos, las manos y los labios de quien por tu corazón late.



La música empieza con la batería, la guitarra, el bajo y los teclados que dan paso al cantante (cuando casi tenía voz) que con melancolía recuerda esos tiempos en los que la represión agudizaba el ingenio, la censura la imaginación y la prohibición el placer de quebrantarla. Los coros le acompañan en los estribillos.


© Joaquín Sabina y BMG

Letra Original:
Has visto un ciclo en televisión de cine en tiempos de Franco
yo soy aquel chaval que creció en la fila de los mancos.
Si un dedo acariciaba una pierna, un cuello, un sujetador
bramaba la temible linterna del acomodador.

Ella tenía catorce abriles en canal
sobre la rodilla rebeca para disimular.
Aquel sabor a chocolatina, a piel, saliva y sudor
la carne de gallina me pone en el corazón.

En pantalla Dalila cortaba el pelo al cero a Sansón
y en la última fila del cine, con calcetines aprendimos tú y yo.

Juegos de manos, a la sombra de un cine de verano.
Juegos de manos, siempre daban una de romanos.

Era condición esencial organizar bien el modo
de entrar en la semioscuridad blanca y negra del No-Do.
Y mientras en el circo un león se merendaba a un cristiano
la nena se dejaba besar que no le pille su hermano.

Si estrenaban Cleopatra y pedían el carnet
yo iba con corbata y pomada que cura el acné.
Hasta que aquella bici de mi niñez se fue quedando sin frenos
y en la peli que pusieron después nunca ganaban los buenos.

Y mientras en pantalla prendía fuego a Roma Nerón
contra la última valla del cine y en calcetines aprendimos tú y yo.

Juegos de manos, a la sombra de un cine de verano.
Juegos de manos, siempre daban una de romanos.
Juegos de manos, a la sombra de un cine de verano.
Juegos de manos, siempre daban una de romanos.

Hoy que todos andan con videos porno americanos
para ver contigo me alquilo una de romanos,  de romanos...
















3 comentarios:

  1. Gracias por el blog, por la música y por lo "nuevo".

    Yo si he conocido la fila de los mancos, de morir de miedo para que no te pillaran...

    Me encanta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creas que esa fila no sigue existiendo, aunque el miedo al acomodador ya no sea tanto.
      Muchas gracias a ti por tu apoyo y esperamos que nos sigas en el camino del blog.

      Eliminar
    2. Lo descubrí de casualidad, pero me encanta porque hay de todo en este blog y sobre todo el descubrimiento de la gente nueva, de la nueva musica, y por supuesto de la musica y de la gente de siempre.

      Gracias por tu amabilidad.

      Eliminar